Acompáñame a estar solo, a purgarme los fantasmas, a meternos en la cama sin tocarnos. Acompáñame al misterio de no hecernos compañía, a dormir sin pretender que pase nada. Acompáñame a estar solo, acompáñame al silencio de charlar sin las palabras, a saber que estás ahí y yo a tu lado.

Acompáñame a lo absurdo de abrazarnos sin contacto, tú en tu sitio yo en el mío como un ángel de la guarda. Acompáñame a decir sin las palabras lo bendito que es tenerte y serte infiel solo con esta soledad. Acompáñame a quererte sin decirlo a tocarte sin rozar ni el reflejo de tu piel a contraluz a pensar en mí para vivir por ti.

Acompáñame a estar solo para calibrar mis miedos, para envenenar de a poco mis recuerdos, para quererme un poquito y así quererte como quiero para desintoxicarme del pasado.

Y si se apagan las luces, y  si se enciende el infierno y si me siento perdido se que tú estarás conmigo con un beso de rescate. Acompáñame a decir sin las palabras lo bendito que es tenerte y serte infiel por esta vez. Acompáñame a quererte sin decirlo a tocarte sin rozar ni el reflejo de tu piel a contraluz a pensar en mí para vivir por ti… por esta vez.