Significa: “Yo saludo a la luz de Dios que está en ti”
“Qué la luz de Dios en mí, salude a la luz de Dios en ti”. Te saludo con reverencia no a ti, sino a tu interior.

• El espíritu en mí se encuentra identificado con el espíritu presente en ti.
• Yo honro al espíritu en ti que también está en mí.
• El Dios en mí ve y honra al Dios en ti.
• Lo divino en mí saluda a lo divino en ti.
• Mi energía más alta saluda a tu energía más a alta. Significa, que Yo reconozco que dentro de cada uno de nosotros hay un lugar donde mora la Divinidad. Que Yo honro ese lugar en ti en donde habita el universo entero, yo honro ese lugar en ti que es un lugar de amor,de verdad, de luz. Que Yo sé que cuando tú estás en ese lugar dentro de ti, y Yo estoy en ese lugar dentro de mí, tú y yo somos uno solo. Es decir, que la luz de Dios en nosotros,celebra su presencia eternamente en nuestros corazones.

Anuncios