¿Qué es un chakra?

Chakra significa “rueda” en sánscrito. Los vedas utilizaron este término para denominar los centros energéticos del cuerpo humano. Existen como energías dinámicas y nos ayudan a entender cómo el ser humano procesa la energía en la compleja interacción de los múltiples niveles de la existencia.

Siete de los chakras corresponden con zonas del sistema endocrino o nervioso, es decir, con el cuerpo físico, mientras que el octavo corresponde al aura o campo energético del cuerpo.

Los tres primeros chakras corresponden con el triángulo inferior. El Quinto, Sexto y Séptimo forman el triángulo superior. El Cuarto Chakra Corazón representa el punto de equilibrio entre ambos triángulos, el lugar donde la experiencia del yo hacia ellos se transforma en yo hacia nosotros.

Estos centros se extienden en forma de remolinos por el campo energético que rodea el cuerpo físico y está compuesto por capas sucesivas de energía que vibran a frecuencias cada vez más elevadas. Cada uno de los chakras tiene una parte frontal y una parte posterior, excepto el primero y el séptimo. Todos ellos están unidos por un canal energético que corre a lo largo de toda la espina dorsal.

Los chakras

Primer chakra: MULADHARA (coxis)
Segundo chakra: SWADHISTHANA (esplenico, zona del bazo)
Tercer chakra: MANIPURA (plexo solar)
Cuarto chakra: ANAHATA (cardiaco)
Quinto chakra: VISHUDDHA (larigeo , garganta)
Sexto chakra: AJNA (tercer ojo)
Séptimo chakra: SHASHARA o SAHASRARA (coronilla)
Octavo chakra: cuerpo aural o energetico

Funciones principales de los chakras:

1.- Revitalizar cada cuerpo aural o energético y con ello el cuerpo físico.

2.- Provocar el desarrollo de distintos aspectos de la autoconciencia, pues cada chakra está relacionado con una función psicológica específica.

3.- Transmitir energía entre los niveles aurales ya que cada capa progresiva existe en octavas de frecuencia siempre crecientes.

Los chakras afectan a nuestra percepción, nuestros sentimientos y nuestras decisiones.
Afectan al flujo de energía a través de ellos.
La meditacion facilita la consecución de esta liberación, equilibrando y maximizando el funcionamiento del cuerpo, mente y espíritu.